20150728

Festa no comitê partidario

O comitê partidario estava vazio e não era por falta de membros, é que quase todos tinham saído para festejar a vitoria. As mesas estavam desordenadas, muitos copos descartaveis e latas de cerveja vazias estavam espalhados por todo lado. Papeis no chão, confete, bandeirinhas descartaveis com a insignia do partido, algumas cadeiras viradas, em fim, parecia o que era, um local que momentos antes estava lotado de gente. Gente que passou por momentos de tensão e angústia a medida que cada voto era contado, mesmo percebendo que o amado lider recebia o apoio das massas nas ruas. 

Não existia dúvidas da vitória considerando que a maioria o apoiava de maneira apaixonada, cega, fanática.

Depois da contagem dos votos, faltava a homologação final vinda do governo, que finalmente decretou a vitória do amado lider.

As massas só tem dois estados de ánimo: apatia e fanatismo. As massas são bipolares.

Neste caso, depois de muito tempo de apatia, as massas decidiram abraçar a causa porque o lider conseguiu atingir o coração deles através do discurso inflamado e através da acentuação do antagonismo. 

O lider soube dar o grito mágico, e os individuos movidos pela emoção abandonaram o individualismo, renunciaram ao discernimento crítico e saltaram no vazío do fanatismo seguindo a voz do chefe da manada: É tudo o nada! É agora ou nunca será! O momento é agora!

Somente um par de pessoas ficaram no comitê partidário bebendo café e comendo biscoitos. Sempre há consumidores para café e biscoitos de graça.

De repente, enquanto eles desfrutavam do café e dos biscoitos, ouviram um barulho de vozes vindo de longe. O barulho foi crescendo de maneira que  soou em suas cabeças mais forte que os biscoitos que mordiam. 

Era o barulho da massa vindo pelas ruas carregando ao vencedor entre gritos de vitória, bandeiras flamejantes e paus retumbando ao bater contra o chão, ao bater nas portas fechadas das casas. Era a massa fanática, ardorosa e perigosa avançando pelas ruas rumo ao quartel general.

Eles entraram gritando como um tsunami humano, cantando, xingando, com as camisas rasgadas, derrubando pelo chão as poucas mesas e cadeiras que ainda estavam no lugar.

Finalmente o centro de todas as atenções, o varão ovacionado, entrou no recinto rodeado de admiradores e guardacostas, exalando triunfalismo, de peito inchado e erguendo a cabeça arrogantemente: Barrabás tinha vencido no voto do Sinedrio e ganho o apoio do governador romano. 

Barrabas estava de volta nas ruas de Jerusalem pronto para agitar a cidade como nunca antes.
Este texto literário está baseado na Biblia Sagrada, livro de Mateus 27:16-26.

Não confie na massa fanática, por algum motivo misterioso as massas fanáticas frequentemente erram na escolha de seus lideres. Rejeitemos o fanatismo. Usemos conscientemente nosso direito de voto. Orar e analisar antes de escolher é melhor que lamentar uma má escolha feita emocionalmente.

Deus criou você para decidir e agir sob a direção d’Ele, de maneira consciente e livre.

Eu sugiro que voce use 1 Timoteo 3:1-13 como modelo para avaliar os candidatos. Nestes versos, o apóstolo Paulo especificou os requisitos básicos de um lider confiável. Apoie-se nas Sagradas Escrituras y no direcionamento do Espírito Santo através da oração antes de decidir em quem você votará.

“Confia no Senhor de todo o teu coração, e não te estribes no teu próprio entendimento.” - Proverbios 3:5.

20150611

Deja que Dios quiebre tu ego

Deja que Dios quiebre to ego. Esta acción es una señal clara que Dios está presente en tu vida.
Leemos en Efesios 5:21-33 lo siguiente:
"Sujetaos los unos a los otros en el temor de Dios. 

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor. Porque el marido es cabeza de la esposa, así como Cristo es cabeza de la iglesia; y Él es el Salvador del cuerpo. 

Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus propios maridos en todo. Maridos, amad a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella; para santificarla limpiándola en el lavamiento del agua por la palabra, para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha. 

Así los maridos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a sí mismo se ama. Porque ninguno aborreció jamás a su propia carne, antes la sustenta y la cuida, como también el Señor a la iglesia; porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 

Por esto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos serán una sola carne. Este misterio grande es; mas yo hablo en cuanto a Cristo y a la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros en particular, ame también a su esposa como a sí mismo; y la esposa reverencie a su marido. "

Solamente con el ego quebrado por el Espíritu Santo es que podemos vivir de esta manera. La idea central se apoya en la primera palabra del texto sagrado: "SUJETAOS".
La palabra “sujetaos” del griego υποβάλουν (ipobálun).
La palabra tiene la idea primaria de renunciar a los derechos y querer estar subordinado a otros.
Esta palabra es usada militarmente para referirse a los soldados sujetándose a sus superiores.
Querer sujetarse es el resultado de la acción del Espíritu Santo en la vida de una persona.
Quien no quiere sujetarse es alguien que no está quebrantado ante Dios.
Jesús dijo según Juan 12:24-26 "De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí estará también mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará."
Un grano de trigo que por la acción de la tierra y del agua tiene la cáscara quebrada, tiene brotes y dará fruto a su tiempo.
Pero si usted tiene su ego envuelto en una cáscara dura, blindada por sus propias ideas, si su ego está protegido por sus intereses personales, si es un ego "sin rajaduras", entonces será dificil sujetarse a los demás ni tampoco a Dios, por lo tanto usted no dará frutos. "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" (Jeremías 17:9)
Si usted está quebrado ante Dios entonces quiere sujetarse porque usted sabe que su corazón es engañoso, por lo tante Dios puede hacerlo florecer y dar frutos.
David lo entendió muy bien por eso escribió en el Salmo 51:17  “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.”.

Tomar la cruz, negarse a sí mismo, sujetarse a Dios son cosas posibles para quien tiene la cáscara dura del ego rajada por la acción de Espíritu Santo, dejando que la presencia del Espíritu Santo fluya por la grietas del ego quebrado.




20150502

Génesis 3 – Tragedia y Sabiduría

Gen 3:1-7  Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?  (2)  Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;  (3)  pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.  (4)  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;  (5)  más sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal.  (6)  Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido y él comió con ella.  (7)  Y fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 

LA SENSIBILIDAD ESPIRITUAL FEMENINA

La serpiente era astuta (v.1) ¿Conque Dios os ha dicho? Esta pregunta está cargada de segundas intenciones. La intención de la serpiente es que Eva piense que Dios tiene una agenda escondida. Hasta el día de hoy el diablo sigue usando la misma táctica: Dios tiene una agenda oculta, el pastor tiene otras intenciones, los judíos quieren dominar el mundo, el gobierno usa a las iglesias para dominar a las personas y enriquecer a las corporaciones, puras mentiras del diablo. 

Dios no tiene intenciones escondidas, Dios quiere salvarte a través de la fe en Jesucristo.

La respuesta de Eva mostró su flaqueza: “No comeréis de él, ni le tocaréis” (v.3). 

La respuesta subjetiva de Eva mostró su lado emocional. El mandamiento de Dios era claro en Génesis 2:17  “pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”. Dios prohibió comer del árbol, Dios no prohibió tocar el fruto. Eva añadió palabras al mandamiento de Dios porque Eva interpretó el mandamiento a través de su visión emocional integral.

Eva tenía una aguda sensibilidad espiritual. Fue Eva, y no Adán, quien dialogó con la serpiente. 

La serpiente astuta eligió abordar a Eva y no a Adán. Todavía el pecado no había entrado en el ser humano por lo tanto Dios nos deja saber algo importante de la personalidad de la primera mujer: ella tiene sensibilidad espiritual, ella consiguió identificar y dialogar con el maligno. 

En general, las mujeres tienen una sensibilidad espiritual más aguda, siendo ellas cristianas o no.

Por ejemplo, en el Nuevo Testamento tenemos el caso de Claudia Prócula, la mujer de Poncio Pilatos. Cuando el gobernador romano estaba juzgando la acusación hecha contra Jesús, Mateo 27:19 nos cuenta que “Y estando él sentado en el tribunal, su esposa envió a él, diciendo: No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido muchas cosas en sueños por causa de Él.”

Si miramos para la historia y para nuestra experiencia personal, hallaremos mujeres con el sexto-sentido activo.

Pero para nosotros es importante saber que una mujer nacida de nuevo en Cristo, llena del espíritu de Dios, vuelve espiritualmente a disfrutar de las virtudes espirituales de Eva antes de pecar.

Tú hombre, tienes que tener en cuenta esto en to relación con la esposa, la novia, la madre, las hermanas en Cristo.

Por eso 1 Pedro 3:7 dice “Asimismo, vosotros, maridos, habitad con ellas sabiamente, dando honor a la esposa como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de vida; para que vuestras oraciones no sean estorbadas.”

La sensibilidad y el discernimiento femenino hacen que ellas sean como sensores delicados, como un radar sensible, como una antena frágil pero al mismo tiempo poderosa. Imagine un submarino nuclear cargado de misiles atómicos, capaces de destruir una ciudad. El submarino navega en la profundidad del océano sin parabrisas ni ventanas porque tiene un complejo sistema de radar y comunicación, tiene  sensores y antenas en el casco del submarino que captan todas las señales sonoras, calor, vibraciones y cualquier movimiento a su alrededor. Aunque el sistema de comunicaciones es más frágil, no por eso es menos importante. La fragilidad femenina está relacionada a su sutil capacidad de entender el mundo espiritual.

Si el esposo no habita sabiamente con su esposa, reconociendo la capacidad espiritual de ella, protegiéndola por ella ser la parte más delicada de la familia, entonces el esposo sufrirá un apagón espiritual. 

Por eso es que vemos tantos hombres fríos espiritualmente: la consecuencia de la rudeza masculina es dañina para el hombre porque sus oraciones son automáticamente obstruidas, impedidas. ¡Es una falta grave, por lo tanto el Juez toca el pito y para el juego!

Tal vez usted, esposo, piense al leer: ¡No es tan malo levantar la voz de vez en cuando para mantener las cosas en orden! : ¿Y cuál sería el problema de tener las oraciones impedidas?

Yo te voy a decir claramente algunas de las cosas que pasan cuando los jefes de familia tienen sus oraciones impedidas:

Sus hijos huyen de casa peleados.
Hijas solteras adolescentes embarazadas o lo que es peor, clientes de clínicas de abortos.
Pierden a los hijos en las drogas.
Pierden a los hijos por la promiscuidad sexual, enfermedades sexualmente transmisibles, AIDS.
Pierden sus empleos y entran en la bancarrota.
Pierden sus esposas para otro hombre que se aprovecha al ver a la esposa maltratada.

Cuando un jefe de familia tiene sus oraciones impedidas, el infierno ataca y destruye su familia primero para después destruirlo a él. 

¿Entendió porque vemos el caos en nuestra sociedad?

Cuando el diablo destruye, usted siempre verá mujeres clamando por justicia.

Cuando el pastor convoca una reunión de oración, la mayoría de los que aparecen para orar son mujeres. ¡Las mujeres tienen mayor sensibilidad espiritual!

Por lo tanto, hombre de Dios, cuando tu esposa, o tu madre, o tu hermana en Cristo levanta la bandera roja avisando del peligro que se aproxima, no la ignores, no la desprecies, mejor empieza a orar y a reprehender al diablo antes que suceda lo peor.

UN HOMBRE DE DIOS PROTEGE Y ESCUCHA A LA MUJER DE DIOS.

Analicemos un poco más a la tragedia de Génesis 3.

Eva se encontró con una situación fuera de lo normal: una serpiente parlanchina. No es algo común encontrar una serpiente, mucho menos una serpiente que habla.

Por eso es que 1Pedro 3:1-2 dice “Asimismo vosotras, esposas, sujetaos a vuestros propios maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas,  al observar ellos vuestra casta conducta que es en temor.”

¿Cuál habría sido la conducta que protegería a Eva de la serpiente astuta? ¡Llamar a Adán inmediatamente así que la serpiente habló con ella!

¿Qué hizo Eva en lugar de llamar a Adán?
Eva tomó una decisión crítica sin hablar con Adán.
Si Adán no la escuchase, Eva tendría que haber hablado con Dios sobre esta serpiente parlanchina.

Sujetarse al propio marido no precisa de interpretaciones auxiliares.

¿Por qué la mujer precisa estar sujeta al marido, o a los padres?

1Timoteo 2:13-14  Porque Adán fue formado primero, después Eva;  y Adán no fue engañado, sino que la mujer, al ser engañada, cayó en transgresión.

La sujeción tiene el objetivo de proteger a la mujer.

1Corintios 11:10  Por lo cual, la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles...los ángeles caidos, los demonios.

¿Por qué Pablo mandó a las mujeres usar velo? Lea el tema en 1 Corintios 11:1-16. 

Había en Corinto millares de prostitutas-sacerdotisas del templo de Afrodita, ellas se rapaban la cabeza como parte del ritual. Cuando algunas de ellas se convirtieron a Cristo, venían a los cultos con la cabeza rapada y había que esperar que el cabello creciese, entonces Pablo pidió que todas las hermanas usasen un velo para que no hubiese discriminación para las recién convertidas. Las mujeres que no aceptaron usar el velo demostraron ser rebeldes a la dirección pastoral de Pablo. Las mujeres que por amor y misericordia aceptaban usar el velo mostraban su sujeción a las autoridades espirituales.

EL MARCO DE LA FAMILIA CRISTIANA

Para entender el marco de las relaciones entre el esposo y la esposa lea Efesios 5:25-33, que dice:

“Maridos, amad a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella;  (26)  para santificarla limpiándola en el lavamiento del agua por la palabra,  (27)  para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha.  (28)  Así los maridos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a sí mismo se ama.  (29)  Porque ninguno aborreció jamás a su propia carne, antes la sustenta y la cuida, como también el Señor a la iglesia;  (30)  porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.  (31)  Por esto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos serán una sola carne.  (32)  Este misterio grande es; más yo hablo en cuanto a Cristo y a la iglesia.  (33)  Por lo demás, cada uno de vosotros en particular, ame también a su esposa como a sí mismo; y la esposa reverencie a su marido.”

Esposos, ustedes son los pastores de su familia. 

Esposas, respeten a sus maridos porque representan a Cristo en vuestra vida.

















20150425

Al Principio, Él lo dijo todo.

Entonces vinieron a Él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su esposa por cualquier causa? Él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo? Y dijo: Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos serán una sola carne. Así que no son ya más dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió, no lo separe el hombre. (Mateo 19:3-6).

Cuando le hicieron a Jesús una pregunta muy importante relacionada a un tema fundamental en la vida de un ser humano, Jesús se refirió al principio, al Génesis, al plan original de Dios para responder esa pregunta.

Cuando tú tienes preguntas relacionadas a los asuntos fundamentales de tu vida, debes como Jesús, buscar la respuesta en el Génesis, específicamente en los primeros dos capítulos del libro. Todo el plan original está condensado en estos dos capítulos. Allí hallas la visión general y la dirección original dada por Dios para todos los temas claves de tu vida:
  • Adoración y servicio a Dios.
  • Tu identidad en la creación.
  • Trabajo y descanso.
  • Alimentación sana.
  • Vida afectiva, la pareja y la familia.


Dejé “Vida afectiva, pareja y familia” por último porque es el tema que hoy abordaremos

¿Dónde Dios puso al ser humano para vivir? 

(Gen 2:8). Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado.

¿Cómo era el ambiente del huerto del Edén?

(Gen 2:9).  Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer: también el árbol de la vida en medio del huerto, y el árbol del conocimiento del bien y el mal.

¿Qué estilo de vida Dios preparó para el hombre en el huerto del Edén?

(Gen 2:15-17). Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto libremente podrás comer; pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Dios creó el huerto del Edén y puso al hombre allí con un plan de largo plazo. Nada en el relato nos hace pensar que el huerto era un lugar temporario. Mientras el hombre no comiese del árbol del conocimiento del bien y del mal, es decir, mientras el hombre no pecase contra Dios, podía quedarse en este resort lujoso para siempre. El huerto del Edén es para seres humanos sin pecado, no es un lugar para pecadores. ¡Es el mejor lugar para vivir! ¿Concuerda conmigo?

En el huerto del Edén, durante los dos primeros capítulos de Génesis, sucedieron los dos eventos más importantes en la vida de Adán: conocer a Dios y conocer a Eva, estas fueron las dos mayores bendiciones que le sucedieron a Adán. ¡Mucho más importantes que el empleo, la comida y la morada que recibió gratuitamente!
Un buen padre o una buena madre quieren ver a sus hijos felices y se preocupan con las relaciones afectivas de sus hijos. ¡Dios es el mejor padre, y se preocupa con la vida afectiva de sus hijos!

(Génesis 2:18-20). Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Formó, pues, Jehová Dios de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán, para que viese cómo les había de llamar; y de la manera que Adán llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. Y puso nombres a toda bestia y ave de los cielos y a todo animal del campo: más para Adán no se halló ayuda idónea para él.

Dios no quiere que usted viva sufriendo por la soledad, Dios sabe que la soledad no le hace bien. Si usted cree y lo invita a actuar, Dios hará todo lo que necesario para terminar con tu soledad. Lo importante es que tiene que ser Dios quien te ayude, y no tu carne, ni el mundo (kosmos), ni el enemigo. No es en los bares donde usted va a encontrar alivio para tu soledad, ni cazando personas aleatoriamente, ni siguiendo la voz de tus instintos.

(Jeremías 17:9). Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

(Salmos 37:4). Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.

Veamos a Dios buscando la pareja para Adán. 

Dios miró a la jirafa y pensó “es muy alta para Adán”. Después Dios miró a una lora parlanchina y pensó “esta habla demasiado, no va a dejar a Adán  tranquilo”. Entonces Dios miró para una pantera y pensó “esta pantera es muy peleadora, ¡Ellos van a vivir luchando!”

Entonces Dios tuvo una gran idea.

Gen 2:21-23.  Y Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y se quedó dormido; entonces tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar; y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Y dijo Adán: Ésta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

Imagine a Dios cuando terminó de hacer a Eva, la primera mujer, la más linda, muy femenina, encantadora, Dios le dio el brazo y le dijo “Ven Eva, quiero presentarte a alguien muy especial”. Dios es un caballero.

Cuando Adán vio a Eva se quedó de boca abierta, era atractiva, linda, fue amor a primera vista. El corazón de Adán se aceleró y dijo la frase clave: “Ésta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne”. Adán supo que ellos se pertenecían uno al otro en el instante en que la vio. La certeza de  pertenecer uno al otro es el primer componente del casamiento patrocinado por Dios.

¡Imagine la satisfacción de Dios observando las reacciones de Adán y de Eva en el instante que trajo Eva hacia Adán y la presentó!

Este es otro componente del casamiento patrocinado por Dios: es Dios propio quien los hace conocerse. Un creyente tiene que ver la mano de Dios en la realización del encuentro.

Ellos se enamoraron profundamente y dejaron todo para unirse. (Gen 2:24). Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y serán una sola carne.
Estos son otros componentes del casamiento patrocinado por Dios:

Dejar a papá y a mamá. 
Cuando casamos debemos parar de apoyarse en los padres (cortar el cordón umbilical).
Parar de recordar la manera que mamá cocinaba y comparar con la manera que ella cocina.
Parar de apelar para la billetera de papá.

El otro componente es ser uno en todo, especialmente el dinero. Tomar decisiones juntos y en concordancia mutua.

Génesis 2:25 dice “Y estaban ambos desnudos, Adán y su esposa, y no se avergonzaban.”
La transparencia mutua, dejar que el otro conozca nuestro corazón. Nadie mejor que una esposa sabe lo que pasa en el corazón de un esposo.

¿Dónde Dios te puso para vivir?

¿Dónde vives hoy? ¿Dónde vives hoy es un lugar diferente al huerto de Edén?
Yo tengo una excelente noticia para ti: Cuando naciste de nuevo en Cristo, tienes nuevamente acceso al huerto del Edén.

Dios quiere que vivas en el huerto del Edén. Dios quiere transformar el ambiente donde vives de manera que recibirá todos los beneficios que había en el huerto del Edén. Pero hay una condición a ser cumplida: tienes que ser una nueva criatura en Cristo, tienes que erradicar el pecado de tu corazón, tienes que vivir para Cristo.

En la oración del Señor hay un pedido especial: Venga a nosotros tu Reino, que es cuando volvemos al Edén.

Cuando yo me convertí a Cristo, me di cuento que el lugar donde yo vivía era muy diferente al huerto del Edén. Yo vivía en un lugar humilde y me faltaban recursos para vivir satisfactoriamente.
El ambiente tampoco era parecido al huerto del Edén: la depresión y el desánimo dominaban mi familia. Pero yo creí que era una nueva criatura en Cristo y que ahora yo estaba transportado por la fe en Cristo a un nuevo lugar.

(Colosenses 1:12-14). Dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo; en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

¡Colosenses nos revela que fuimos colocados de vuelta al huerto del Edén, a la unidad con Dios!
Yo empecé a diezmar (tuve grandes discusiones con mi madre por causa de esto).

Volví a la escuela. Dios empezó a desarrollar mi vida profesional.

Un día orando, entendí que Dios no quería que yo permaneciese solo. Fui sincero y escribí una lista especificando junto con Dios como yo creía que debería ser el amor de mi vida. No fue un pedido ordenándole cosas a Dios, sino que fue una lista sincera que me ayudaría a no equivocarme en  reconocer a la persona que Dios tenía reservada para mí.

  • Ella debería ser por lo menos 1 año más joven que yo.
  • Ella debería ser rubia y tener ojos azules.
  • Ella debería tener estatura menor que yo, no igual ni más alta.
  • Ella debería estar sirviendo al Señor, amando a Dios con todo su corazón.
  • Ella debería ser música y alabar al Señor con su música.
  • Tuve oportunidades de dejar de lado la lista, pero yo continué orando y esperando en Dios.


No la reconocí inmediatamente cuando fuimos presentados.

En una de las primeras cartas vi su fotografía y me di cuenta que era ella. Nos escribimos 120 cartas.
Aunque nos separaban mil cuatrocientas millas y estábamos viviendo en países diferentes, Dios nos presentó  y patrocinó nuestro casamiento, que ya cumplió 30 años. Nuestra historia está en el libro "Lo que Dios Unió" anunciado a la derecha de esta página.

Hoy vivimos en nuestro huerto del Edén, creyendo que Dios nos guarda y es nuestro pastor.

¿Porque cuento esto?

Tal vez usted ya se casó, tal vez casó más de una vez y piensa al oírme: “¿En que puede ayudarme saber esto?”

Tal vez usted esté viviendo problemas en su casamiento y le parece que no hay solución. Tal vez usted piensa que ya usó su bala de plata y que no hay más nada que hacer.

Tal vez usted está soltero y se siente solo.

Tal vez usted se siente agobiado y frustrado porque la vida que vive es insatisfactoria.

Tus pies pueden estar en la ciudad en que vives, pero tú espíritu amalgamado al Espíritu de Dios pueden cambiar completamente la situación que estás viviendo.

Tu casa puede estar en algún lugar del planeta, pero por el poder del Espíritu Santo usted puede convertir su casa en el huerto del Edén por el poder de la fe.

Aunque tu sombra esté proyectada en el suelo de tu calle, el Salmo 91:1-7 dice que:

El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. 
Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios; en Él confiaré.
Él te librará del lazo del cazador; de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. 
No tendrás temor de espanto nocturno, ni de saeta que vuele de día; ni de pestilencia que ande en oscuridad, ni de mortandad que en medio del día destruya.
Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; más a ti no llegará.

¡Dios puede cambiar la tristeza de tu soledad en el regocijo de encontrar al gran amor de tu vida!

¡Dios puede transformar a tu pareja y a ti propio de manera que vivan como nuevas criaturas en Cristo!

¡Dios es capaz de transformar tus frustraciones en alabanzas haciendo que el huerto del Edén florezca a tu alrededor!
¡Créelo!

20150420

Ama a las personas pero no ames al mundo

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, sino del mundo.” (1 Juan 2:15-17).
Algunas personas usan este texto como un pretexto para tornarse insociables aislandose del ambiente que los rodea. Haciendo así, ellos se transforman en seres alienados, como si fuesen marcianos visitando la Tierra.

Infelizmente hay cristianos que se comportan como gente rara, son motivos de burlas y espantan a las personas del evangelio así como un espantapájaros ahuyenta a las aves de los huertos.
¿Usted quiere parece un espantapájaros o quiere ser alguien que refleja la belleza del evangelio?
¡Claro que usted quiere exhalar el perfume de Cristo!
“Porque para Dios somos de Cristo grata fragancia en los que son salvos, y en los que se pierden; “ (2Co 2:15). Mira a tu hermano y dile: ¡Usted tiene el perfume de Cristo!
Para empeorar las cosas, hay cristianos que al leer este texto deciden transformarse en críticos feroces del mundo. Ellos entienden que si la Biblia dice “no améis al mundo” lo contrario de amar es odiar, por lo tanto pasan a odiar al mundo. Así vemos gente que a cada mala noticia sienten en su corazón que el mundo merece eso, a cada catástrofe piensan que el mundo es merecedor de esa catástrofe en lugar de permitir que sentimientos de misericordia los mueva a ser compasivos.
Se abstienen de participar de la política porque piensan que el mundo es malo y está condenado, haciéndose jueces sin derecho de serlo. Sólo puede juzgar quien tiene poder para salvar.
Así muchos cristianos dejan de participar en la vida pública de la ciudad, dejan de participar en la administración de la escuela pública, y en pocos años, vemos que personas que no tienen respeto a Dios asumen los cargos de gobierno. Equivocadamente, no nos envolvemos en política porque “no amamos al mundo” y así entregamos fácilmente el gobierno de las ciudades, de los estados y de la nación para gente que introduce leyes que ofenden a Dios, leyes que ignoran a la Biblia. De repente surgen dirigentes en las escuelas que quieren desmontar a la familia, prohibir la lectura de la Biblia y prohibir la oración en las escuelas. Los cristianos que abandonan el mundo le hacen un favor a la gente que quiere pecar sin que nadie les diga que son pecadores.
Con toda autoridad, en el nombre de Jesucristo, yo declaro que es un error inmenso interpretar este texto como un llamado a abandonar el mundo. Interpretar el texto “no améis al mundo” como una justificación para ausentarse del mundo es una herejía, una falacia, una falsa doctrina que necesita inmediatamente ser denunciada y arrancada del corazón de muchos creyentes.
Si los cristianos en general deciden abandonar el mundo, especialmente la sociedad occidental, hay quienes en este momento quieren invadirla, saquearla y destruirla. ¿Usted sabe lo que quiere decir Boko Harán? “Significa la educación occidental es pecado” o “la educación occidental está prohibida”.
Actualmente hay fuerzas políticas con poder económico invadiendo Europa e intentando invadir América con el objetivo de erradicar los fundamentos cristiano-judaicos de nuestra sociedad. América es la nación más rica, poderosa y mejor organizada del planeta. ¿Sabe Por qué? Porque los fundadores de los Estados Unidos no creían que el texto “no améis el mundo” significa “dar las espaldas al mundo”.
Los fundadores de este bendito país,los Estados Unidos de América, creyeron que Dios les dio esta tierra para ellos pudiesen servirlo libremente, para construir una sociedad fundamentada en la predicación y la práctica del evangelio de Jesucristo. Usted y yo somos libres para creer o no creer, libres para decidir lo que hacer con nuestras vidas porque los fundadores de este país jamás pensaron que “no améis al mundo” era un permiso para huir de la lucha como un egoísta y un cobarde.
El mandamiento “no améis el mundo” no es para egoístas, ni para cobardes ni tampoco para tímidos. No es un pasaje para usted huir del mundo con la cola entre las piernas abandonandolo todo.
“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y ser hollada por los hombres.” (Mateo 5:13). Si usted huye del mundo ¿Cómo va a ser sal y luz?
Primeramente vamos a aclarar el significado de este texto.
La palabra mundo en koiné (el griego original en que fue escrito el Nuevo Testamento) es kosmos.
Kosmos es la organización social que los hombres hicieron dándole las espaldas a Dios.
Es el espíritu de la primera ciudad fundada por Enoc, hijo de Caín el primer polígamo y asesino de la humanidad.    “Y conoció Caín a su esposa, la cual concibió y dio a luz a Enoc: y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc.” (Gen 4:17)
La ciudad Enoc, fundada sobre inmoralidad sexual y espíritu asesino es el kosmos, pero la sociedad que Dios estableció cuando creó a Adán y Eva era el jardín del Edén, un lugar perfecto para formar familias, con abundancia, conforto y libertad para tener plena comunión con Dios.
No améis al mundo significa que no dejes que tu corazón sea seducido por el Kosmos, por la sociedad fundamentada en la inmoralidad y la violencia.
¿Qué otras características tiene el Kosmos, el mundo? O también podríamos llamarlo de Enoc, la ciudad de Caín.
El versículo 16 nos revela al espíritu del Kosmos, el espíritu de Enoc la ciudad erótica y violenta: “Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, sino del mundo.” (1 Juan 2:16).
La trinidad satánica está formada por la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida.
Jesucristo en el desierto enfrentó a la trinidad satánica y la venció: piedras en panes (necesidad biológica), saltar del pináculo del templo (un espectáculo para que todos lo vean y se maravillen); y el poder de los reinos de esta mundo si postrado adorase a satanás (la soberbia de los poderosos de este mundo) relatado en Mateo 4:1-11.
La concupiscencia de la carne: Es el apetito desordenado de placeres corporales.
“Oíste que fue dicho por los antiguos: “No cometerás adulterio. Yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.” (Mateo 5:27-28). ¿Qué es más fácil, salir corriendo de la sociedad y esconderse en un monasterio o eliminar los deseos escondidos en el corazón? ¿Qué es más fácil, esconder a una mujer con una túnica negra o limpiar el corazón de las fantasías eróticas?
Enoc, la ciudad de Caín polígamo celebraba el erotismo como algo bueno. El Kosmos (mundo) celebra el erotismo como algo bueno. ¿Usted ama al erotismo del mundo? ¿Usted se deleita con las imágenes eróticas de una película? ¿Usted tiene fantasías secretas con alguna persona que no es su esposa o esposo?
Reconocer el pecado, confesarlo a Dios y abandonar es la práctica del mandamiento de no amar al erotismo del mundo, del kosmos.
La concupiscencia de los ojos: No se sacia el ojo de ver, ni el oído se harta de oír. (Eclesiastés 1:8b).
Yo no puedo evitar que mujeres bellas pasen a mi lado, pero puedo entrenarme con la ayuda del Espíritu Santo a cambiar mi manera de pensar cuando yo me cruzo con una mujer bella que no es mi esposa. A mi me ayuda mucho el texto de 1 Timoteo 5:2, que me manda tratar “a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza.” Entonces, cuando encuentro con una señora madura la trato como a mi madre, cuando encuentro una mujer de mi edad la trato como una hermana y cuando veo una jovencita la trato como a una hija, con pureza, de la manera que Jesús las trataría.
Si te sientes débil ante una tentación haz lo que Pablo enseñó en 1 Corintios 6:18 “Huid de la fornicación. Todo pecado que el hombre comete, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.” Hay un proceso de santificación de los pensamientos y sentimientos por lo tanto si estás re-educando tu corazón y sabes que aun eres débil a las tentaciones, haz lo que Pablo recomienda: huye de la impureza sexual, de todas las posibles manifestaciones de erotismo y pornografia. A medida que tu creces espiritualmente en tu caminada como discípulo de Jesucristo, experimentarás el fortalecimiento de tu alma frente a las tentaciones, es el Espíritu Santo viviendo en ti que hace que esto sea posible.
La soberbia de la vida: La necesidad de brillar ante los otros. La necesidad de causar envidia. La necesidad de humillar a los otros. La necesidad de ser aplaudido. La necesidad de ser popular.
La redes sociales de la Internet explotan estas necesidades de la gente.
Si subes al púlpito con el deseo de brillar, entonces estarás trayendo el mundo, el Kosmos, al púlpito y herirás a la iglesia.
Si cantas alabanzas con el deseo de llamar la atención de las personas y ser aplaudido, entonces estarás contaminando la alabanza a Dios haciendo que el fluir del Espíritu Santo cese hasta que te arrepientas y cambies de actitud.
Pasa tus intenciones por este filtro: “Nada hagáis por contienda o vanagloria; antes bien con humildad, estimándoos unos a otros como superiores a sí mismos.” (Filipenses 2:3).
Es posible predicar motivado por contienda. Consecuencia: La Iglesia será herida con divisiones.
Es posible cantar alabanzas motivado por vanagloria. Consecuencia: El mover de Espíritu Santo se apagará.
Y en todas las actividades de la vida, amistad, casamiento, negocios, deportes, etc. cuando el ser humano procede movido por contiendas o vanagloria, las relaciones son perjudicadas.

Transformar la mente a través del Espíritu Santo
“Y no os conforméis a este mundo; mas transformaos por la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2).
No amar al mundo requiere un cambio de mentalidad, ya que la mayoría de nosotros fuimos criados para amar y servir al mundo (kosmos).
Pero tenemos una revelación que también es una promesa:
“Porque ¿quién conoció la mente del Señor, para que le instruyese? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.“ (1Co 2:16).
Cuando tú naciste de nuevo en Cristo, Dios implantó dentro de ti la mente de Cristo. Eso significa que si tú le dejas, Jesucristo manifestará su mentalidad dentro de ti, ayudándote a que veas el mundo como Jesús lo ve y que ames a las personas como Jesús las ama.
Y si aún no has aceptado a Jesucristo como salvador y líder de tu vida, ahora es el momento de hacerlo.

20150416

No seas ingenuo con las reacciones del reino de las tinieblas.

No seas ingenuo con las reacciones del reino de las tinieblas.

Primeramente debes saber y creer que Satanás y sus secuaces no pueden tocarte “Sabemos que cualquiera que es nacido de Dios, no peca, porque el que es engendrado de Dios, se guarda a sí mismo, y el maligno no le toca.” (1 Juan 5:18).

Aunque no puedan tocarte, pueden tratar de arruinar tu día.
¿Cómo pueden arruinar tu día si el maligno no puede tocarte? Pueden tratar de arruinar tu día usando a los que el diablo tiene disponibles. No te olvides que nuestra lucha no es contra la gente que nos rodea  “porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra malicias espirituales en las alturas.” (Efesios 6:12). Hay personas que pueden ser empujadas por los demonios para irritarte, tratar que tú pierdas la paciencia, intentar hacerte callar, acusarte de cosas que no hiciste. Los demonios son especialistas en bullying.

El diablo puede usar gente para apuntar el dedo hacia las fallas de tu pasado antes de tú convertirte a Cristo, no las escuches, no les prestes atención. En la cruz de Jesucristo fueron canceladas todas las acusaciones que había contra ti: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él; perdonándoos todos los pecados, cancelando el manuscrito de las ordenanzas que había contra nosotros, que nos era contrario, quitándolo de en medio y clavándolo en la cruz; y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en sí mismo.” (Colosenses 2:13-15). Estas libre de tu pasado gracias a Cristo, por lo tanto, haz oídos sordos a los demonios que hablan a través de sus marionetas. No discutas con las personas, no te indispongas con ellos, porque ellos no saben que son objeto de uso del diablo.

No los trates de convencer, lo mejor es orar por ellos, llevar sus nombres ante el altar de Dios e interceder por la salvación de ellos. Dios deja que ellos se crucen en tu caminada justamente porque Dios espera que hagas tu papel de sacerdote e intercedas por ellos. “Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido; para que anunciéis las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (1 Pedro 2:9). Y un sacerdote real no está para ser un adorno, un sacerdote de Jesucristo existe para hacer esto: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen. “ (Mateo 5:44).

Hasta el amado y consagradísimo apóstol Pablo sufrió con las reacciones de los títeres de Satanás. Cuando Pablo hacía avanzar el reino de Dios, ellos no pudieron detener a Pablo y no pueden pararte a ti tampoco. Recuerda lo que Pablo sufrió: “Tres veces fui azotado con varas; una vez apedreado; tres veces padecí naufragio; una noche y un día estuve en las profundidades; en jornadas muchas veces; peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros entre los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos“. (2 Corintios 11:25-26). Cada conversión que Pablo hacía, cada sermón que predicaba, cada palabra de testimonio que él decía eran como bombas de artillería contra el campamento de satanás, y el enemigo reaccionó agitando a las personas a las que tenía acceso poniéndolas contra Pablo.  

Pablo estaba seguro en quien él confiaba “Por cuya causa asimismo padezco estas cosas; mas no me avergüenzo; porque yo sé a quien he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.” (2 Timoteo 1:12). Pablo mantuvo la convicción que lo ayudó a vencer las adversidades hasta el último momento de su vida de manera que pudo declarar “He peleado la buena batalla, he acabado mi carrera, he guardado la fe.” (2 Timoteo 4:7).

No te desanimes, confía que “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.” (Josué 1:5)

Tú levanta la mirada hacia Jesucristo y sigue andando rumbo a la Tierra Prometida “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad, pues, a Aquél que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que no os fatiguéis ni desmayen vuestras almas.” (Hebreos 12:2-3).

Tu corona está reservada en los cielos, Jesús la está guardando para entregártela personalmente.
   


20150406

Sobre lo que Jesús hizo durante el Sábado Santo entre su muerte y resurreción


Desde la caída de Adán y Eva en Génesis 3, hasta que Jesús murió en la cruz y resucitó, las personas que murieron iban para uno de dos lugares posibles: para el “seno de Abraham” que es el Paraíso, o para el infierno.  

Lucas 16:19-31 “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, el cual estaba echado a la puerta de él, lleno de llagas, y deseaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Y aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el infierno alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio a Abraham de lejos, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque soy atormentado en esta llama. Y Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; mas ahora éste es consolado, y tú atormentado. Y además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no puedan, ni de allá pasar acá. Entonces él dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, para que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; más si alguno va a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levante de los muertos.”

Su enseñanza nos muestra que estos lugares están separados por un cisma o abismo, que los que están en un lado no pueden pasar para el otro, negando la idea del purgatorio, que el Paraíso es un lugar de consuelo y el infierno un lugar de sufrimiento y que la intercesión de los santos no funciona porque Abrahán nada pudo hacer.

Jesús inclusive dio más detalles del ambiente terrible que hay en el infierno:

Marcos 9:42-44 “Y cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase al mar. Y si tu mano te es ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que nunca será apagado; donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.”

Refiriéndose a la vida después de la muerte, estos son los dos lugares que Jesús mencionó durante su ministerio terrenal: el Paraíso y el infierno.

Este asunto es muy importante para los seres humanos, no creo que Jesús omitiría este tema, al contrario, creo que habló claramente de esto sus discípulos, de hecho dijo lo que precisamos saber: los que morían iban as Paraíso o al Infierno.

Momentos antes de morir, crucificado entre dos ladrones, uno de ellos tuvo este diálogo con Jesús: “Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23:42-43)

Yo estoy fundamentado en la Biblia cristiana evangélica que tiene 39 libros en el Antiguo Testamento y 27 libros en el Nuevo Testamento. No creo que los libros deuterocanónicos, aquellos adicionados en la versión católica de la Biblia, tienen autoridad para establecer doctrina. Los libros deutorecanónicos son los que apoyan la creencia de la existencia del purgatorio, pero Jesús nunca habló de la existencia del purgatorio por lo tanto no existe.

Cuando Jesucristo murió, durante el Sábado fue al Paraíso, también llamado de “seno de Abraham” para anunciar las buenas nuevas de su victoria a todos los que allí estaban y los llevó con Él a la presencia de Dios Padre. Los que allí estaban en el Paraíso, los declarados justos por Dios (Abrahán, los profetas y muchos otros temientes a Dios, son la cautividad que Él llevó cautiva, mencionada en Efesios 4:8-10 “Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. (Ahora, que Él subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió, es el mismo que también subió sobre todos los cielos para llenar todas las cosas.)”.

En el Sábado Santo, Jesucristo vació el “seno de Abraham” y lo cerró. Por eso es que cuando murió “Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo, y la tierra tembló, y las piedras se partieron: Y los sepulcros fueron abiertos, y muchos cuerpos de los santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de su resurrección, vinieron a la santa ciudad y aparecieron a muchos.” Mateo 27:50-53.

Jesucristo también fue a las partes más bajas de la tierra, el infierno, y predicó a los espíritus rebeldes, es decir, les hizo saber quién es Él y lo que Dios hizo en la cruz. Inclusive dejó claro para Satanás que desde el momento que la muerte mató a un inocente, el propio Jesucristo, Satanás pasó a ser oficialmente considerado reo de asesinato. Jesús predicó la verdad para Satanás y los demonios para notificarlos oficialmente de su condición de asesinos y rebeldes por una simple razón: Dios es justo.

“Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado por el Espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados; los cuales en tiempo pasado fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se aparejaba el arca; en la cual pocas, es decir, ocho almas fueron salvadas por agua.” 1 Pedro 3:18-20.

Al morir en la cruz, Jesús desenmascaró a Satanás mostrando que es un asesino. Todos los asesinatos que Satanás cometió desde Génesis 3 hasta la muerte de Jesús, él los podía justificar legalmente, porque estaba decretado “pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (Génesis 2:17). Satanás engaño a Eva e a Adán con el objetivo de hacerlos morir, y el diablo desde entonces se aprovechó de este principio para matar personas. 

Cuando Jesucristo se entregó a la muerte, Él quebró la ley de la muerte, porque dejó que la muerte lo tocase siendo Él sin pecado, fue así que venció a la muerte y resucitó dejando evidente el carácter asesino del diablo: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer; él ha sido homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de mentira.” (Juan 8:44). 

¿Recuerda la primera mentira de Satanás a Eva? “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis” (Génesis 3:4).

Jesucristo fue hasta donde estaba Satanás y le arrancó las llaves de la muerte para ser Señor de los vivos y de los muertos. “Y cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y Él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; y he aquí que vivo para siempre, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del infierno.” Apocalipsis 1:17-18.
“Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos, como de los que viven.” (Romanos 14:9).

A partir de su muerte y resurrección, Jesucristo estableció dos destinos: salvación eterna, enviando a los creyentes directamente para la presencia del Padre, y no más en el seno de Abrahán. 

Los incrédulos son condenados al infierno para sufrir tormentos en la eterna separación de Dios.

“Y de la manera que está establecido a los hombres que mueran una sola vez, y después de est
o el juicio; Así también Cristo fue ofrecido una sola vez, para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que le esperan. Hebreos 9:27-28.

Ahora tú sabes lo que Jesucristo hizo en el Sábado Santo.

Entrega tu vida a Jesucristo antes que sea demasiado tarde.